Aunque muchas veces es frecuente ver a los niños respirar por la boca condicionados por tener alergias, vegetaciones, infecciones respiratorias, exceso de moco, etc., se trata de un mal hábito que puede ocasionar numerosas afectaciones en la salud general: pérdida de audición, cambios en la postura, deformaciones del paladar, alteraciones del habla, etc.

En el artículo de hoy nos vamos a centrar en el problema de salud bucodental que puede acarrear a medio y largo plazo, el que nuestro hijo/a mantenga de forma prolongada una respiración bucal.

 ¿Por qué es importante respirar por la nariz?

Cada una de las partes de nuestro cuerpo tiene una función única y definida. En el caso de la nariz es la respiración. El ser humano debe realizar una respiración nasal porque de este modo, la nariz es capaz de filtrar las partículas y los microbios que se encuentran en el medio ambiente y que inhalamos continuamente. Además de este filtro, también caliente el aire para que pueda llegar a los pulmones en las condiciones adecuadas.

La boca, sin embargo, tiene funciones como masticar, digerir,  tragar saliva y alimento, hablar, sonreír, etc. Esto no significa que si estamos constipados no podamos respirar por la boca. Todo lo contrario, no nos queda otra alternativa, y si es un proceso puntual no sucede nada. El problema viene cuando se trata de un hábito continuado en el tiempo.

Signos para identificar que nuestro hijo respira por la boca

  • Fijarnos en el rostro: cara alargada y estrecha, ojeras y ojos cansados, nariz pequeña, narinas estrechas. Boca entreabierta debido a que el labio superior es corto. Labio inferior voluminoso, reseco y agrietado.
  • Duerme con la boca abierta, ronca e incluso hace apneas.
  • Come con la boca abierta.
  • Tiene voz gangosa y el paladar estrecho y hundido.
  • La dentición se retrasa.
  • Suele tener abundantes mocos e incluso tos de predominio nocturno o al estar acostado.

Consecuencias del Síndrome de la Respiración Bucal

La respiración por la boca produce la sequedad de dientes y encías, lo que se traduce en la aparición de enfermedades bucodentales.

Una sequedad bucal que se extiende en el tiempo, produce un desequilibrio en el pH de la boca convirtiéndolo en ácido, por tanto se es más propenso a la aparición de caries. Se observan también trastornos del desarrollo en niños, que presentan apiñamientos dentales, maloclusiones dentarias y óseas, deformación de la mandíbula, (además de otros síntomas como dolores de cabeza y de cervicales)

En los adultos es frecuente ver los síntomas más acentuados: bruxismo, asimetrías faciales, disfunciones de ATM, apnea del sueño…

¿Cómo tratar el problema y educar en la respiración nasal?

Actualmente este tipo de situaciones pueden tratarse de manera conjunta entre el dentista, pediatra, otorrinolaringólogo y ortodoncista para llevar a cabo un plan de tratamiento integral que solucione el problema y que eduque en la correcta forma de respirar por la nariz.

RMR     RMR2

El Oclusionlab, tu dentista en Paiporta, realizamos una evaluación del problema del niño y averiguamos la causa de que respire por la boca. Una vez detectado, rehabilitamos la musculatura mediante unos ejercicios para conseguir que los labios se cierren correctamente, estimulamos la producción de saliva y facilitamos una mejor entrada de aire por las narinas. Acompañamos al niño en todo el proceso para entrenar con él la correcta respiración nasal. Por otro lado, el ortodoncista puede valorar la necesidad de tratamiento funcional u ortopédico para restablecer una armonía en el crecimiento facial cuando sea necesario. 

Recuerda: Es muy IMPORTANTE que los padres se fijen en la respiración de sus hijos, en su correcta mordida, en si tienen caries o gingivitis, para que se detecte cualquier problema a tiempo y la solución sea mucho más sencilla cuando vayamos al dentista.